miércoles, 2 de septiembre de 2015

Tercera reseña para Intemporalis, desde Colombia - Bogotá D.C. por Luisa Adriana Casas

De tiempo en tiempo, el amor. Reseña

INTEMPORALIS, Michèle Rodríguez, ebook (amazon-2015)

Michèle Rodríguez. Autora de origen francés, criada en Normandía, quien actualmente vive en España.

Historias con referencias claras y específicas al paso del tiempo, nos mueven a un determinado instante de la vida de alguien con su entorno y vivencias,  van envolviéndonos casi apresándonos, así de esta manera me ha llegado esta historia, una novela que parece entrometer un juego entre intervalos históricos lejanos, y el tiempo real  palpitante con personas idénticas y emociones intactas. Esta novela nos lleva desde un cierto período en 1998 hacia días de la segunda guerra mundial en retrospectiva pero infundado de hechos reales.

Con la mirada escrutadora, ansiosa y juvenil Alex, nos llevara a través de este  tiempo, desafía la imaginación y la naturaleza, el paso de épocas permitiéndonos igual que él viajar en el tiempo, descubrirse en el amor y traspasar ese espacio con una memorable historia de amor, que dejara una huella esbozada sobre un lienzo.

El estilo natural de la autora nos va sorprendiendo en cada página, una buena narración con el ideal de Alex y su madre, quienes son muy unidos, llegan a algún lugar a refugiar sus soledades, y casi renacer de ellas;  Alex se siente muy atraído, a nuevas vivencias y a pesar de que interiormente quiere prevalecer el cuidado de su madre, esa nueva fuerza que hallara en el bello lugar, le ofrecerá vivir toda una experiencia, a conocer la vida de otros, en sufrimiento y desprotección, pero al mismo tiempo, la bondad, la fuerza del espíritu y la lucha por ideales.
La narración nos ofrece la descripción de lugares: como en Normandía, de algunos paisajes, de la visión del artista y su manera de crear una pintura, de rostros que permanecen, del miedo y los recuerdos.

Los personajes, son entrañables eternos de convicciones fuertes Sylvianne, muestra en los años que tiene el sentido del amor filial, Jurgen es como el bonachón de la historia, confianza y credibilidad, su visión está más allá del horizonte propio de la vida. Y Seb, el nuevo amigo, alegre solidario, buscando siempre soplos de alegría. La Madre de Alex, es el imaginario de complicidad pero al mismo tiempo de confianza para su hijo quien a sus 14 años quiere tomar todo del mundo. Y El tiempo, personaje fuerte, mi favorito porque  demarca la historia, y encierra los amores, parejas que se unen, cada una con su propio esfuerzo por crearse y mantenerse. Y el recuerdo grabado en los instantes.

Mi opinión personal, va de la mano con el gusto por que la novela me va guiando, me parece creativo el argumento, un título que pareciera no sugerir mucho, es casi la guia, se me ocurre decir el medio para viajar. Hay espacios que dentro de la misma ficción quedan como a la deriva, pero son libres de la mente del lector, ese ir y venir en el tiempo que con certeza sabemos que no es real, pone el toque de misterio que atrapa. En definitiva es un libro que recomendaría, creo que no es el tipo de escrito que me obligue a modificar algo en mí, pero si me ha dejado una grata recordación sobre ciertos valores en los seres humanos.

La autora me ha permitido leer su obra, adentrarme, y ofrecerle una sencilla opinión, y con mucho agrado escribo estas líneas agradeciendo este privilegio.


Luisa Adriana Casas – Bogotá D.C. – Colombia Agosto -2015



No hay comentarios:

Publicar un comentario